lunes, 6 de diciembre de 2010

Sin definición sobre el rescate del cuerpo del turista mexicano

Río Gallegos – El Chaltén, 6 de Dic. .- Hasta anoche no se sabía qué iba a suceder con el cuerpo de Mario Corsalini, el empresario mexicano que murió en la expedición al Campo de Hielo. En Gendarmería esperaban la decisión de la jueza federal de Río Gallegos, Ana Cecilia Alvarez, quien lleva la causa por “investigación por deceso”.
En teoría, solo Gendarmería podría rescatar el cuerpo. Pero no se descarta que, con una gestión de la Cancillería, terminen haciendo el traslado alguno de los tres helicópteros que puso a disposición el gobierno de Chile. En El Chaltén está la pareja de Corsalini, su madre y una hermana. Están acompañados por la vicecónsul de México, Ana Ruiz, quien se está ocupando de las gestiones.

Además de las cuestiones legales, el mayor problema siguen siendo los vientos. El clima hace imposible llegar por ahora hasta el lugar donde quedó el cadáver. Los rescatistas lo dejaron envuelto en la bolsa de dormir y marcaron el lugar en el GPS.
El antecedente más cercano es el del andinista Felipe González, quien murió en el Paso Marconi, una distancia mucho más cercana, justo a la entrada del campo de hielo. Para recuperar su cuerpo, la Gendarmería tardó más de dos meses.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada