lunes, 6 de diciembre de 2010

Peralta reiteró que con la actividad paralizada “perdemos todos”

Río Gallegos, 6 de Dic. .- El gobernador Daniel Peralta, se lanzó a mediar en el conflicto desatado por una huelga por tiempo indeterminado del personal jerárquico petrolero. El paro derivó en la decisión de YPF de suspender el domingo a la noche las operaciones en el norte de la provincia por los «hechos de violencia», que incluyeron agresiones a un directivo, a un gerente y a un encargado de seguridad.
«Es una discusión de encuadre sindical que tiene que dirimirse en el Ministerio de Trabajo de la Nación», dijo Peralta, y pidió que ambas partes «confluyan en una mesa de diálogo».
Si bien condenó los hechos de violencia, también cuestionó la decisión empresarial de suspender las operaciones, porque «con la actividad paralizada perdemos todos», y bregó porque no «agraven» la situación con telegramas de despido.

«Se decía que era necesario agotar hasta la última instancia la capacidad de diálogo y negociación, y acá, lamentablemente, eso no se ha dado», advirtió respecto de la flamante mesa de concertación petrolera de Cristina de Kirchner y de lo que consideró una «decisión patronal histórica».
«Estoy en una etapa donde no creo que, bajo presión, a este gobernador le puedan sacar nada», advirtió incluso, en un tiro por elevación a la empresa que tiene como vicepresidente ejecutivo y CEO a Sebastián Eskenazi. Las duras declaraciones se dieron en medio de las conversaciones con la compañía para renegociar la concesión de las áreas petroleras.
«Económicamente nos afecta mucho, porque la cadena no es sólo regalías: repercute en las empresas, en los comercios y en los trabajadores», remarcó además Peralta, y recordó que debe pagar los salarios de diciembre y el medio aguinaldo a los empleados de la Administración Pública.

No hay comentarios:

Publicar un comentario