domingo, 5 de diciembre de 2010

Los obispos de la Patagonia aseguraron en un mensaje que los ciudadanos “no confía más ni en los hombres de la justicia, ni en los legisladores”

Neuquén, 5 de Dic.- Los obispos de la región Patagonia-Comahue renovaron su compromiso de “ayudar a realizar una sociedad sin excluidos, en justicia y solidaridad”, e invitaron a “imaginar una sociedad así, donde todos nos sintamos responsables de la realización de un proyecto que no excluye a nadie ni por su cultura, ni por medios económicos, ni por su religión, ni por su sexo, que propone en la verdad, una convivencia en plenitud, posibilitada y transformada por este Niño que nace”.

Los prelados explicaron que “tal proyecto de País implica tener instituciones reconocidas y estimadas, cuidadas y aceptadas como necesarias, para la realización plena de cada persona y de la sociedad en sí”, por lo que llamaron a valorar “al matrimonio, y a la familia primera y fundamental institución de la sociedad, al estado con la autonomía de sus poderes (el poder judicial, el poder legislativo y el poder ejecutivo), a las escuelas y universidades educadoras de personas y al trabajo dignificante del hombre”.
“Estas instituciones esenciales a la persona y a la sociedad no se pueden desconocer, lastimar con críticas injustas y a menudo falsas, despreciar y vulnerar impunemente. Tampoco se pueden ‘usar como trampolín’ para la obtención de fines vacíos. Son para el bien común de todos; forman parte de ese plan de vida plena que todos merecemos disfrutar y gozar. Son esenciales para que la Patria pueda ser esa casa de todos y para todos, que nuestros próceres soñaron y por la que gastaron sus vidas”, subrayaron.

Tras asegurar que “no nos equivocarnos si decimos que hoy todas estas instituciones están profundamente ‘heridas’” y que “muchas de ellas no alcanzan a sumar la adhesión de los conciudadanos”, señalaron que, al contrario, “hay un manifiesto descreimiento y una fuerte crítica hacia ellas. Pero en realidad lo que hay es mucho dolor por su creciente deterioro”.
“No se sabe en quiénes confiar, y cómo lograr la sociedad justa, reconciliada e incluyente que anhelamos. En la búsqueda de una justicia más rápida y eficaz, y de leyes que tengan en cuenta las aspiraciones de muchos, con frecuencia se recurre a manifestaciones públicas, a marchas de protestas, porque no se confía más ni en los hombres de la justicia, ni en los legisladores”, lamentaron.
El mensaje de Navidad conjunto lleva la firma de los obispos Virginio Bressanelli, coadjutor de Neuquén; Marcelo Cuenca, de Alto Valle del Río Negro; Joaquín Gimeno Lahoz, de Comodoro Rivadavia; Esteban Laxague, de Viedma; Fernando Maletti, de San Carlos de Bariloche; Marcelo Melani, de Neuquén; Juan Carlos Romanín, de Río Gallegos; José Slaby, de la Prelatura de Esquel; Miguel Hesayne, emérito de Viedma; y Néstor Navarro y José Pedro Pozzi, eméritos del Alto Valle del Río Negro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada