miércoles, 17 de noviembre de 2010

Álvarez ratificó que "no existió ofrecimiento de dinero ni de ninguna otra índole" pero que la llamaron De Vido, Gleadell y Granero

Buenos Aires, 17 de Nov. .- La diputada radical Elsa Álvarez ratificó hoy que "no existió ofrecimiento de dinero ni de ninguna otra índole" por parte del oficialismo para que apoyara la semana pasada el proyecto del Presupuesto 2011 y aclaró que ella "no dio ningún nombre" de algún funcionario que la haya presionado.

Sin embargo, Álvarez explicó que en la sesión del miércoles pasado informó en el recinto de la Cámara de Diputados que había recibido llamados, porque sufrió "perturbación de ánimo".

Álvarez se refirió así a los llamados que aseguró haber recibido durante el debate de la ley de Presupuesto la semana pasada, cuando dejó entrever que había sufrido "presiones" del oficialismo para retirarse del recinto antes de la votación.

La legisladora por la provincia de Santa Cruz formuló estas declaraciones a la prensa al ingresar a la comisión de Asuntos Constitucionales de la cámara baja, donde deberá declarar por los episodios que denunció la semana pasada.

En tal sentido, apuntó a un secretario del ministro de Planificación Federal, Julio De Vido, al intendente de Puerto San Julián, Nelson
Gleadell, y al santacruceño José "Bochi" Granero.
La diputada ratificó que el viernes declarará ante la justicia para dar su versión de los hechos y se excusó nuevamente de dar el nombre del supuesto funcionario oriundo de Santa Cruz que la habría contactado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario